Connect with us

Radio

OPINIÓN . El arte de programar música en una Radio. Escribe Tito López

Published

on

Las nuevas tecnologías siempre han atacado a la Radio, y cuando aparecen esas tecnologías llegan de inmediato los comentarios apocalípticos que presagian la muerte de nuestro medio favorito.

La verdad es que la Radio ha sabido enfrentar los embates de otros medios y plataformas, y sigue siendo un canal de comunicación sólido, fuerte, de audiencias masivas y con un público fiel.

Cuando uno compraba un disco, lo más probable es que solo le gustaran algunas de sus canciones y escuchaba las demás porque no había más remedio, pero cuando llegaron los casetes la cosa cambió. Ahora se podían grabar allí varias canciones, en el orden que uno quisiera y de los artistas que uno deseara.

En octubre de 2001 apareció el iPod, ese pequeño aparato que permitía guardar y reproducir cientos o miles de canciones y llevarlas a cualquier lugar.

Igual, los sitios de intercambio de música como Napster, Ares y tantos otros nos dieron la opción de descargar canciones que eran difíciles de conseguir en discos, o que simplemente habíamos olvidado.

Y más recientemente llegaron plataformas como YouTube, Deezer y Spotify que les permiten a las personas escoger sus canciones favoritas y escucharlas en el momento que lo deseen.

Los casetes desaparecieron y los iPods también. ¿Por qué? Seguramente usted vivió esta situación: cuando compró esos aparatos lo primero que hizo fue meter allí la música que usted tenía o que le prestaban, incluso la que descargaba de los sitios piratas que mencioné.

Sin embargo había un problema: aunque usted tuviera miles de canciones, siempre terminaba escuchando las mismas 40 o 50, y era común ver a los usuarios adelantando una y otra canción hasta que por fin podía oír sus favoritas.

Además, esos dispositivos no eran “inteligentes”, es decir, ponían las canciones en el orden en el que usted las había grabado o podía hacer un ‘shuffle’ (reproducción aleatoria), pero siempre había algo que no lo dejaba contento con lo que escuchaba.

Pero lo más aburrido de todo era tener que refrescar la librería musical. Recordar los títulos o los intérpretes, descargarlos de algún sitio con conexiones lentas de internet y posibles contagios de virus informáticos, o esperar a que un amigo le pasara las canciones, hacían de esta una tarea larga y dispendiosa.

Hasta que llegó Spotify. No hay que descargar canciones. No hay que comprar un aparato nuevo para usarlo. Si lo desea, ni siquiera tiene que pagar por el servicio. Usted puede armar sus listas de reproducción de acuerdo con su estado de ánimo o puede encontrar playlists realizadas por otras personas, lo que le ahorra mucho trabajo.

Pero la gran amenaza de plataformas como Spotify no son esas posibilidades. Una de sus grandes características es que no hay nadie hablando bobadas ni haciendo chistes flojos.

Entonces, ¿cómo competir exitosamente en la rRadio contra esas plataformas? ¿Por qué la Radio sigue siendo masiva, con millones de oyentes diarios, con penetraciones tan altas?

Hay dos razones principales: primera, que hay locutores que entretienen, que saben comunicarse con su público, que saben cuándo hablar y cuándo quedarse callados. Locutores que informan, divierten y se identifican con el estilo de vida de sus oyentes.

Esto hace de la radio una gran compañía. Es el efecto de saber que hay alguien en vivo hablando con el oyente. Es el amigo que no se ve pero que está ahí para brindarle emociones. Eso que Spotify no le puede brindar… al menos por ahora.

Y la segunda razón también es muy poderosa: porque la música que suena en la emisora ha sido escogida cuidadosamente por alguien que conoce los gustos de su audiencia; alguien que sabe combinar géneros, intérpretes, títulos, ritmos, épocas.

Es el trabajo del programador, esa persona que vive atenta a lo que la gente desea escuchar, que cuida que no haya canciones de relleno, que entiende cuáles son los verdaderos éxitos, que entiende que no pone las canciones que le gustan a él sino a sus oyentes.

Es una persona que revisa con atención todo el arsenal de música que tiene en sus manos y encuentra el momento exacto en el que debe sonar cada canción, dependiendo de la hora del día o del día de la semana.

Es aquel que pasa buena parte del día cuidando que una canción no suene a la misma hora de ayer, que no se junten dos o tres canciones demasiado suaves, que entiende que hay que tener un ‘curva musical’ que acompañe los quehaceres del oyente.

Eso no lo hace una persona en la casa cuando prepara su Playlist de Spotify. No existe esa curaduría. Solo pone los títulos de las canciones que le gustan y las hace sonar. Pero ahí no hay una intención. No se busca un impacto. En pocas palabras, ahí no hay ‘alma’.

Y por eso, programar una emisora musical se convierte en un arte. Y quienes saben practicar ese arte, quienes trabajan por mejorarlo todos los días, quienes cuidan sus contenidos son los ganadores.

No cualquiera puede ser un programador exitoso. No todos tienen las habilidades de un Carlos Sierra. Pero sí hay algunas acciones que una persona puede ejecutar para convertir en arte su programación.

Aquí hay 10 acciones que un programador debe tener en cuenta a la hora de elaborar su lista para lograr el éxito:

  1. Entienda el segmento del público al que le va a programar. Los adolescentes prefieren los éxitos del momento. Habitualmente no quieren oír música antigua, pues no tienen historias personales relevantes. Por el contrario, los más adultos querrán escuchar canciones que les traigan recuerdos.
  2. Asegúrese de tocar sólo éxitos. Suena demasiado obvio, pero es muy fácil caer en la trampa de pasar canciones por recomendación de sus allegados (amigos, familiares, etc.) o dejarse guiar por el gusto personal. La gente sintoniza una emisora para oír sus canciones favoritas, y si no las encuentra se va a otras emisoras o, peor, a otras plataformas.
  3. Tenga una rotación adecuada de la música. En radio, la repetición es indispensable, pues la gente sintoniza a diferentes horas del día, y cuando lo haga debe encontrar sus canciones favoritas. Los éxitos actuales deben repetirse más seguido. Por el contrario, los clásicos deberían rotarse muy poco.
  4. Separe la música por géneros o códigos sonoros. Esto con el fin de dar más variedad en el sonido general de la emisora. Dos merengues seguidos pueden cansar a un oyente. Dos baladas pueden aburrirlo. Las voces femeninas pueden llegar a cansar el oído.
  5. Asegúrese de no repetir canciones a la misma hora de ayer. Esto evita que la gente diga que repiten mucho las canciones. Recordemos que la radio es un hábito, y la gente la escucha casi siempre a la misma hora.
  6. Procure intercalar canciones nuevas con antiguas. La música nueva es difícil de digerir para el público en general. Por eso debe ‘ensaducharse’ entre canciones muy reconocidas.
  7. Maneje una curva musical. Procure que haya variaciones en ritmos y sonidos. Una mezcla entre rápido y lento, nuevo y viejo. Voces masculinas y femeninas.
  8. No saque de programación una canción antes de tiempo. Como programador, usted se cansa más rápido de un tema que un oyente normal. Al fin y al cabo, usted escucha la emisora todo el día. Un oyente normal sólo la escucha entre media hora y 2 horas. Deje que sus éxitos ‘maduren’.
  9. Refresque la música pero no abuse. Deje que sus canciones más antiguas logren escucharse en todas las franjas del día a lo largo del tiempo antes de sacarlas de programación.
  10. Aproveche las herramientas disponibles. Youtube, Spotify, Deezer y Shazam, entre otros, son sitios obligados de consulta para conocer el gusto actual del público. También está Monitor Latino, que muestra todo lo que está siendo programado por las emisoras y canales de televisión del país.

Conclusión

La diferencia entre un programador y un gran programador está en el cuidado que le ponga a la selección de las canciones que vaya a tocar.

Algunos prefieren hacer su programación de manera manual, intuitiva, como le vaya fluyendo. Otros prefieren el uso de un software que le ofrezca más control en su forma de programar. Ambas opciones son igual de válidas. Lo importante es la dedicación.

Si usted descuida la programación; si usted deja que su software haga la programación y no la corrige al milímetro; si usted deja que sean sus locutores los que pongan las canciones que ellos quieran o, peor, deja que sean los que llaman los que hagan la programación, es muy posible que el público se vaya a otra emisora o a alguna de las plataformas de música.

No se distraiga. No se deje influenciar por las disqueras, los promotores y los mismos artistas. Defina claramente a quién le va a llegar con su música y tendrá el éxito asegurado. Por ahora piense en lo que desea su público y entrégueselo.

Radio

ARGENTINA . Nuestro Mejor Momento: un programa destinado a los adultos mayores

Published

on

By

Redacción deRadios.com

Nuestro Mejor Momento, es el nuevo programa que emitirá LT14 Nacional Paraná. El objetivo del nuevo ciclo radial, que saldrá de lunes a viernes de 13 a 13:30, es focalizar la información en los y las adultas mayores. El lanzamiento oficial, será este lunes 27 a las 12, en el Hall de LT14 Nacional Paraná.

Durante esa medio hora, ofrecerá los cronogramas de pagos, las actividades que se desarrollan desde diferentes organismos destinados a la adultez, las noticias que ANSES destina para los pasivos, talleres, música y recuerdos que en muchas oportunidades son gestantes de nuevas historias.

Diferentes actores de organismos de la ciudad y de la provincia estarán cada día para escuchar las consultas de los y las adultas mayores que se reciban en la emisora, vía telefónica.

Además, se intenta que Nuestro Mejor Momento, sea un espacio para que la voz de los adultos y adultas se escuche nuevamente en la emisora.

El programa será conducido por el locutor, Mirko Romero Matos y contará con la producción de Claudia Martínez.

Fuente: Radio Nacional

Continue Reading

Radio

EEUU . Según eMarketer, este 2022 los oyentes pasarán promedio 1h 23′ sintonizando Radio

Published

on

By

Redacción deRadios.com

eMarketer, empresa de  investigación de mercados ha dado a conocer un nuevo estudio llamado “El audio digital ocupa cada vez más tiempo de los medios digitales en Estados Unidos”, en el cual se informó que el tiempo dedicado a la escucha de audio online cada vez es mayor, ocupando 12.7% del tiempo total dedicado a medios de comunicación. Si se hace un enfoque sólo entre medio digitales, el audio ocupa 20.3%.

Según lo mostrado por eMarketer, las personas en 2020 pasaron 1 hora con 30 minutos escuchando audio digital diariamente en promedio, mientras que en 2021 este número subió a 1 hora con 37 minutos. Para el 2022 este número crecerá a 1 hora con 40 minutos y se espera que para el 2023 el tiempo se eleve a 1 hora con 43 minutos, mientras que se prevé que en 2024 llegue a 1 hora con 45 minutos.

Cabe señalar que contrario a lo que se cree, el audio digital está dominando algunos otros medios que están en boga, tales como los servicios OTT por suscripción como Netflix y HULU, en donde las personas pasarán en 2022 1 hora con 27 minutos o las redes sociales, mismas en donde se invertirá 1 hora con 15 minutos en promedio. También se mencionó que este año las personas pasarán 1 hora con 09 minutos usando tabletas electrónicas y 40 minutos viendo videos en sus teléfonos inteligentes.

La compañía de pronósticos mencionó que al hablar de audio digital se toman en cuenta a las emisoras de Radio que retransmiten sus señales vía web o a través de una app, podcasts, Streaming musical y emisoras emitidas nativamente online. Asimismo, la empresa informó que dentro de este rubro no entran los archivos mp3 descargados por plataformas como iTunes, ni servicios de radio satelital los cuales se entregan vía aérea.

Cuando eMarketer hizo un análisis específico por medio de comunicación se llegó a la conclusión que la Radio ocupa el 10.5% del tiempo que las personas dedican a medios. Recientemente Edison Research publicó un informe sobre el mismo tema y los resultados fueron del 11% del tiempo dedicado entre los mayores de 18 años.

Cuando se tocó el tema de los Podcasts específicamente también se ha hallado un incremento en el tiempo que la gente invierte para su escucha, ya que en 2020 oían 16 minutos en promedio, en 2021 20 minutos, en 2022 23 minutos, y los pronósticos para el brespectivamente. El ascenso en tiempo dedicado es inminente, sin embargo, el crecimiento es lento; aún con ello vale la pena incursionar en este negocio.

Fuente: Inside Radio

Continue Reading

Radio

MÉXICO . Radio Red AM regresa con música de Universal Stereo tras 41 meses fuera del aire

Published

on

By

Redacción deRadios.com

Grupo Radio Centro (GRC) retomó la transmisión de la emisora XERED-AM 1110 KHz, que estuvo fuera del aire en la Ciudad de México durante tres años con cinco meses por problemas técnicos. Este fin de semana, la señal de Radio Red AM volvió a sonar con programación musical de su estación hermana Universal Stereo, de frecuencia modulada.

GRC no ha informado todavía si Radio Red AM se convertirá en una estación espejo en amplitud modulada de Universal Stereo, emisora que inició su historia en esa banda, o si retomará sus transmisiones habladas en el corto plazo. Versiones en la industria reproducen que esta sería la frecuencia a donde Universal Stereo trasladaría sus transmisiones por su potencia y cobertura habilitadas, si por algún motivo abandonase la banda de FM.

Radio Red AM, de programación hablada, salió del aire en la noche del 19 de enero de 2019 por un problema de reubicación de su antena hacia un terreno con mejores condiciones técnicas para transmitir, pero ante la dificultad de hallar un espacio así en la populosa Ciudad de México, la empresa solicitó diversos plazos al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para volver al aire, autoridad que le extendió al menos tres prórrogas.

Al día de su salida del aire, Radio Red 1110 AM mantenía el 1.02% del mercado total de la Radio en la Ciudad de México y era la estación número 22 con más audiencia entre 69 emisoras que alcanzan con su cobertura esta plaza, según datos del mismo Grupo Radio Centro.

Fuente: Nicolás Lucas-Bartolo / eleconomista.com.mx

Continue Reading

Trending